20.2.12

Me callo

Y me callo.
Porque a pesar de todo vuelvo a hablar.
Porque dejarte ir fue un delito.
Porque dejaros ir fue una obligación.
Y sigo callada.
Aunque me de por hablarte en sueños.
Aunque me cueste hablaros,
veros,
saludaros.
Y me callo.
Porque dejarte ir fue un delito.
Y ya nadie sabe dónde estás.
Dónde te escondes.
Y ese fue mi crimen perfecto,
olvidarte.
Y a vosotros también,
aunque os escriba esto.
Nunca está de más recordar los errores
para no volver a caer en ellos.
Pero, aunque tú fueras un error,
fuiste el más perfecto.
Y volvería a caer erróneamente 
una y otra vez. 
Una y otra.
Y me callo.
Porque dejarte ir fue un delito.
Y ya nadie sabe dónde estás.
Dónde te escondes.
Y ese fue mi crimen perfecto,
olvidarte.
O al menos hacer como que te olvido.
Porque tal vez no fuera tan perfecto este crimen.
Pero me callo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario