2.10.11

¿Realmente importa?

Es tan difícil admitir que me echo de menos que lo dejo pasar y me escondo en una sonrisa para engañarme a mí misma -y de paso a los demás- que todo no va tan bien como quiero pero que podría ser peor.
Y aun así sigo andando con la cabeza alta y mis preocupaciones sólo me vienen a la cabeza cuando me quedo totalmente sola, cosa que evito a más no poder. Intento hablar e intento estar bien, aunque nadie ayuda, porque no saben, porque no conocen.
Admiro a esas personas que saben pasar de las cosas tan fácilmente. Quizá si yo fuera así no acumularía todos los males y no los guardaría en un rincón oscuro. No soy rencorosa, he perdonado demasiadas mierdas, pero no olvido.
Cuando el rincón oscuro está hasta los topes, todo el daño sale por cada poro de mi piel y me hacen estar así. Aquí nadie toma responsabilidades. Todo el mundo perdona y olvida, y vuelve a la mañana siguiente con una sonrisa, como si no hubiera pasado nada y el ayer realmente no importara.

1 comentario:

  1. Dios.. preciosa entrada!
    besitos de unchupitoporcadaduda.blogspot.com

    ResponderEliminar