23.8.11

Lucha de gigantes.

Quién sabe, quizá alguna vez recordemos el pasado con buenos ojos. Sin tanta tristeza por en medio y sin tanta guerra entre los dos. Pensábamos que habíamos ganado la guerra ambos, que habíamos quedado en tablas. Lo que nunca esperábamos es que en realidad nos quedaban mil y una batallas que luchar.
Me alegro, en parte, de que fueras tú el que me enseñara tanto sin necesidad de clases particulares ni de proponértelo. Tal vez por ello ahora te veo distinto, quizá cambiado, posiblemente como debería haberte visto cuando comenzó todo. Ahora todo sería más fácil, o eso quiero pensar... bueno, en realidad no quiero pensar una posibilidad que desapareció hace mucho.
Lo más duro es seguir adelante, después de ésto. Mirarte a los ojos y ver en secuencia cada sentimiento que me transmitieron; desde el más horroroso al más especial. Ya me he acostumbrado a todas las sensaciones, excepto a ti. Será porque eres la mejor sensación de todas.
Cuando recuerdes el pasado, recuerda todo lo que luchamos. Todo lo que luché por un sueño. Todo lo que luché por ti.


No hay comentarios:

Publicar un comentario